¿Quieres saber cómo se celebran las bodas en Italia? Te lo contamos

El día de tu boda es uno de los días más importantes en tu vida y por lo tanto debe ser uno de los más memorables. Existen parejas que quieren dejar un recuerdo especial escogiendo casarse en el extranjero, con bodas que tienen lugar en playas o en la cima de las montañas o, en este caso parejas de novios que eligen Italia para contraer “matrimonio”, que es realmente como se denomina el casamiento, en medio del encantador paisaje y arquitectura histórica mediterránea.

Así celebran los italianos sus bodas según sus tradiciones

En una cálida tarde en Sorrento, el perfume de la primavera y las flores cuelga en el aire con una suave brisa que pasea entre los arcos que rodean el claustro de San Francisco, uno de los lugares de boda más populares de Italia para los extranjeros. Una mandolina toca suavemente mientras el novio espera impaciente a su futura esposa.

¿Quién no quiere que este día se quede en la memoria para siempre?

Si quieres casarte en Italia, aunque sea por el paisaje, deberías plantearte el hecho de seguir algunas tradiciones en cuanto a la manera de contraer matrimonio. Muchas de estas tradiciones son regionales y algunas ya no se practican. Sin embargo, aquí os presentamos algunas para que las tengáis en consideración, si os apetece.

La novia

Novia italianaEl día de su boda, se espera que la novia lleve una liga. Esta es una tradición que se remonta al siglo XIV, cuando se pensaba que el poseer una pieza de ajuar nupcial traería suerte. Después de la ceremonia, la novia se quita la liga y se rompe en pedazos ofreciéndola a los huéspedes como recuerdo. En algunas regiones italianas, es el novio quien se la quita a la novia. En el caso de que la novia no lleve puesta liga, será su zapato el que será lanzado.

La tradición de que “el novio no pueda ver a la novia” en el día de la boda se practica en el mundo. Sin embargo, en ciertas regiones de Italia, esta prohibición llega a la novia, que ni siquiera puede mirarse a sí misma. Si se mira al espejo, se considera un símbolo de mala suerte, siempre que esté vestida de novia y no se haya quitado aún uno de sus guantes o uno de sus zapatos.

Para atraer la buena suerte, la novia suele pasar unos días en casa de sus padres antes de la boda. En algunas regiones italianas, también se considera mala suerte el hecho de que la novia use cualquier joya de oro, salvo que se trate del anillo de boda.

El novio

Novio italianoEn Italia, es una tradición que el novio sea quien se encargue del ramo de novia, y es considerado como un último regalo de su período de noviazgo, antes de contraer matrimonio. Ella podrá elegir el tipo de ramo, las flores, colores… pero será el novio quién lo pagará.

En algunas provincias del norte, el novio esperará fuera de la iglesia la llegada de la novia, y será entonces cuando le hará entrega de dicho ramo.

Al igual que se hace en otro tipo de ceremonias, la corbata del novio se utiliza para cortarla y ofrecerla a los invitados a cambio de un regalo económico que se va depositando en algún recipiente. Normalmente, son los amigos y familiares más allegados al novio quienes se encargan de realizar este tipo de subasta.

En algunas partes de Italia, el novio espera a la novia en casa de los padres de ésta, y la acompaña hasta la iglesia.

El vestido de la novia

Vestido de novia italianoSeguro que si asistieras a una boda en Italia, esperarías ver a la novia vestida de blanco, ¿no es así? Pues dependiendo de la provincia en la que te encuentres, puedes contemplar varios conjuntos para la novia.

En Venecia, por ejemplo, la costumbre es que la novia lleve un vestido un poco más corriente para ir a la iglesia, para enfundarse para su primer baile, ya como mujer casada, un vestido mucho más fino y elegante.

En la Toscana, es corriente encontrarte con novias vestidas de negro con sombrero blanco.

El velo de la novia data de la Antigua Roma, donde los matrimonios eran de conveniencia, y siempre impuestos por la familia. Con el velo, evitaban que el novio pudiese ver a la novia antes de contraer matrimonio, y viceversa. De esta manera no corrían el riesgo de que cualquiera de los dos pudiese echarse atrás y negarse a casarse.

En la parte sur de Italia, era una tradición que el velo fuera tan largo como el amor que ella propinaba a su futuro marido. Podían llegar hasta el metro de longitud por cada año que llevaban de noviazgo.

Otras tradiciones

Costumbres italianas para celebrar sus bodasUn detalle importante para los italianos es el día de la semana en el que deciden casarse. Es el domingo el mejor día para que la suerte, la fertilidad y la prosperidad acompañe a la pareja durante toda su vida.

Los viernes se consideraba un presagio de mala suerte si la boda se celebraba ese día, porque en la antigüedad se pensaba que éste era el día en el que fueron creados los malos espíritus.

El martes era considerado como un mal día para contraer matrimonio, puesto que Marte viene del Dios de la guerra. Por ello, se auguraba una relación matrimonial en constante lucha.

Sin embargo, para una viuda que volvía a casarse, el sábado era considerado como la elección correcta.

En algunas regiones existen tradiciones muy peculiares. Nos llama la atención ésta en la que el novio y la novia rompen juntos un jarrón de cristal y cuentan posteriormente los pedazos, uno a uno. Cada uno de estos pedazos simbolizaba la cantidad de años de felicidad que tendrían en común.

Otra tradición que se lleva a cabo también en otros países es la boda con confeti (o también conocidas como peladillas). Tradicionalmente, estas delicias de almendras cubiertas con una capa de azúcar sólida, se lanzaban a los recién casados cuando salían de la iglesia (al igual que aquí en España lo hacemos con el arroz) pero ahora han sido reemplazados por pétalos de rosa o coriandoli ecológico (confeti de papel de seda)

Estas peladillas o confeti, se entregaban a los invitados, siempre en un número impar. Este gesto simboliza que el matrimonio es una unión de dos personas, y que nunca se puede dividir entre dos.

Otra tradición que se remonta a la Antigua Roma es que los recién casados debían pasar, después de su luna de miel, toda una fase lunar comiendo una porción de miel en cada comida.

En la Italia Moderna, muchas de estas tradiciones ya no se siguen (o al menos, no con tanta rectitud). Incluso, se han sustituido por otras nuevas que van avanzando con nuestros tiempos. Sin embargo, si decides casarte en Italia, al menos esperamos que te hayamos podido ayudar a elegir la opción que más te guste.

Y, por supuesto, si ya te has casado y has llevado a cabo alguna de estas u otras tradiciones italianas, no dudes en comentar.

Os dejamos con un simpático vídeo de SarayT en la que nos cuenta un poco sobre su experiencia en Italia y las bodas en este pais. Podéis visitar su blog desde aquí…

¡Feliz viernes!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *